NOM-052-SEMARNAT: Análisis CRIT para residuos peligrosos

 In Medio Ambiente, Normas

Índice

¿Cómo saber si nuestros residuos son peligrosos? Identificar esto es crucial para cualquier industria o sector generador de desechos, ya que es el primer paso para garantizar una gestión adecuada que no comprometa la salud humana ni el medio ambiente. En México, existen criterios legales y normativos para esta clasificación. Uno de los más relevantes es el análisis o determinación CRIT, un acrónimo que se refiere a las características de los residuos peligrosos: Corrosivos, Reactivos, Inflamables y Tóxicos.

Cuando un residuo posee una de estas características CRIT, así como explosividad o es biológico-infeccioso (CRETIB), se considera peligroso, tal como lo indican la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos y la NOM-052-SEMARNAT-2005, que establece el procedimiento para identificar si un residuo es peligroso, incluyendo listados específicos de residuos peligrosos y sus características. Para comprender mejor cada uno de estos términos, en esta entrada desglosamos el significado de CRIT.

Significado de siglas para determinación CRIT

Desglose de los términos CRIT

Corrosivos

Los residuos corrosivos son aquellos que pueden causar destrucción o daño irreversible a los tejidos vivos o materiales. Estos residuos se caracterizan por tener un grado de acidez o alcalinidad extremos en medio acuoso, es decir, cuentan con un pH extremadamente bajo (menor o igual a 2.0) o alto (mayor o igual a 12.5).

Un ejemplo es el ácido sulfúrico utilizado en las baterías, el cual, si no se maneja correctamente, puede causar quemaduras severas en la piel y daños en las estructuras metálicas, entre otros daños.

Foto: Unplash

Reactivos

Los residuos reactivos son sustancias químicas que pueden experimentar reacciones violentas, explosivas o generar gases tóxicos cuando se mezclan con agua u otros productos químicos.

Un ejemplo es el sodio, el cual reacciona violentamente con el agua, desprendiendo hidrógeno inflamable y calor, lo que puede ocasionar explosiones. Esta sustancia se usa en diversas industrias como la química, petrolera y metalúrgica.

Inflamables

Los residuos inflamables son materiales que pueden encenderse fácilmente y generalmente tienen puntos de ignición bajos. Para ser más específicos, la NOM menciona que puede ser inflamable un residuo que “no siendo líquido, es capaz de provocar fuego por fricción, absorción de humedad o por cambios químicos espontáneos a 25°C”. Además, incluye líquidos y gases que deben cumplir con los procedimientos establecidos para determinar si son inflamables.

Un ejemplo son los disolventes como el benceno, el cual es altamente inflamable y puede causar incendios si no se almacena adecuadamente. El benceno se encuentra entre los 20 productos químicos de mayor producción y es empleado en una gran cantidad de actividades como la fabricación de plásticos, lubricantes, medicamentos, pesticidas, etc.

Foto: Unsplash

 

Tóxicos

Los residuos tóxicos son aquellos que pueden causar daños graves a la salud humana o al medio ambiente, incluso en bajas concentraciones. En otras palabras, son venenosos si se inhalan, ingieren o entran en contacto con la piel. La NOM-052-SEMARNAT-2005 divide esta característica en:

  • Toxicidad ambiental: sustancias que ocasionan desequilibrio ecológico. Este rasgo se determina por medio de un lixiviado que permite saber los constituyentes tóxicos y sus concentraciones.
  • Toxicidad aguda: sustancias que pueden causar daños o la muerte de organismos en un corto periodo de tiempo o en una sola exposición.
  • Toxicidad crónica: sustancias que pueden causar daños a largo plazo como algunos cancerígenos y mutágenos.

Un ejemplo de residuo tóxico es el Mercurio, cuya exposición puede provocar daños neurológicos y renales severos, y que se encuentra en procesos como la producción de plásticos, pinturas, baterías y aparatos eléctricos.

Foto: Unsplash

CRIT y CRETIB, ¿cuál es la diferencia?

Mientras que CRIT se enfoca en las características Corrosivo, Reactivo, Inflamable y Tóxico, CRETIB añade Explosivo y Biológico-Infeccioso. Es decir, que CRETIB amplía la clasificación de residuos peligrosos. Ambos sistemas son fundamentales para definir la peligrosidad de residuos, no obstante, para fines normativos, la prueba CRIT debe llevarse a cabo con el muestreo y análisis de un laboratorio acreditado y aprobado como el de GRUPO MICROANALISIS.

Para el caso de CRETIB, la característica de explosividad que tienen materiales como la pólvora “la determina el responsable de la clasificación de los residuos con base en el conocimiento empírico de su proceso y de las materias primas utilizadas”, de acuerdo con los criterios de la SEMARNAT. En un sentido similar, los residuos biológico-infecciosos como sangre, jeringas y otros se clasifican con un conocimiento científico y empírico, los cuales están especificados en la NOM-087-SEMARNAT/SSA1-2001.

5 beneficios de la determinación de residuos CRIT

1. Protección de la salud humana

La identificación y manejo adecuado de residuos CRIT ayuda a evitar exposiciones peligrosas que pueden llevar a enfermedades agudas o crónicas tanto en los trabajadores como en las comunidades en general. Esto, junto con las medidas adecuadas de seguridad e higiene, ayuda a mantener entornos saludables.

2. Prevención de accidentes

Conocer la naturaleza de los residuos permite implementar medidas preventivas que pueden traducirse en procesos más seguros que eviten incidentes como incendios, explosiones y liberaciones de tóxicos.

3. Protección del medio ambiente

La correcta clasificación y tratamiento de residuos CRIT evita la contaminación del suelo, agua y aire. Algunos residuos como el mercurio pueden acumularse en la cadena alimentaria al punto de afectar diversas especies y ecosistemas.

4. Cumplimiento normativo para residuos CRIT

Las industrias deben cumplir con regulaciones ambientales locales e internacionales que exigen la identificación y manejo adecuado de residuos peligrosos. En México, la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos y la NOM-052-SEMARNAT establecen los criterios para la identificación y manejo de residuos peligrosos, asegurando que se minimicen los riesgos para la salud pública y el medio ambiente.

5. Economía circular

Los residuos de unos son materia prima para otros. Por eso, cuando el análisis CRIT nos dice que nuestros residuos no son peligrosos, en varios casos es posible ofrecerlos en el mercado como subproductos que serán aprovechados por otras industrias.

Conclusión

La determinación de residuos CRIT es una práctica esencial en la industria actual, pero también para los sectores mercantil y de servicios, tal como resalta la SEMARNAT en su diagnóstico sobre residuos.  A través de un manejo adecuado de los residuos Corrosivos, Reactivos, Inflamables y Tóxicos, las empresas no solo cumplen con las regulaciones legales, sino que también demuestran su compromiso con la sostenibilidad, la responsabilidad social y el cuidado del medio ambiente.Si tú deseas determinar la peligrosidad de tus residuos, recuerda que GRUPO MICROANALISIS, por medio de un laboratorio especializado, puede acompañarte con procedimientos acreditados y aprobados por la autoridad.

Fuentes

Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos

Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, España.

NOM-087-SEMARNAT/SSA1-2001

NOM-052-SEMARNAT-2005

Quimica.es, “Benceno”

Quimica.es, “Sodio”

Universidad Iberoamericana, Guía para la Identificación de Residuos Peligrosos

SEMARNAT, Criterios empleados en México para clasificar un residuo como peligroso.

Suscríbete a Nuestro Boletín

Recibe cada mes las noticias y recursos más relevantes para el cuidado de la salud laboral y ambiental directamente en tu bandeja de entrada.

* campo obligatorio
Recommended Posts

Leave a Comment