NOM-081-SEMARNAT-1994: límites de ruido perimetral (Infografía)

 In Descargables, Medio Ambiente, Normas

Índice

Introducción: el ruido es un riesgo latente

De los contaminantes ambientales, el ruido es posiblemente el más subestimado de todos. Estamos muy acostumbrados a él porque forma parte de nuestra vida diaria, sobre todo en los entornos y comunidades donde hay automóviles, motocicletas, aviones, trenes, festivales, construcciones, aglomeraciones y otras fuentes que generan altos niveles sonoros.

Aunque no lo percibimos como un agente dañino similar a aquellos que se pueden ver, oler o tocar, el ruido está asociado a varios efectos negativos a la salud. Por ejemplo, el estrés y la fatiga, dos malestares muy representativos de nuestro tiempo. Además, por supuesto, de los problemas auditivos que son un problema considerable en México: de acuerdo con la Secretaría de Salud, 2.3 millones de personas padecen discapacidad auditiva en el país.

Por estos y otros motivos, es esencial (además de una obligación normativa) identificar, evaluar y controlar el ruido que se genera por diversas fuentes. Entre ellas, las fuentes fijas como las de zonas industriales y comerciales que, por sus actividades, pueden afectar la calidad de vida de comunidades aledañas si se superan los Límites Máximos Permisibles (LMP) de ruido establecidos en la NOM-081-SEMARNAT-1994.

Ruido de extractores - ruido a la colindancia

¿Qué es una fuente fija de ruido?

Es importante distinguir entre las fuentes fijas y las fuentes móviles de ruido, ya que cada una cuenta con su propia normatividad. Una fuente fija, como se define en la Norma Oficial Mexicana mencionada, es “toda instalación establecida en un solo lugar, que tenga como finalidad desarrollar operaciones o procesos industriales, comerciales, de servicios o actividades que generen o puedan generar emisiones contaminantes a la atmósfera”.

Para el caso específico del ruido, se puede considerar fuente fija cualquier elemento o conjunto de estos capaces de producir ruido que es emitido hacia el exterior a través de las colindancias del predio por aire y por suelo, según explica la NOM-081-SEMARNAT-1994. Además de las zonas industriales, en esta clasificación también están consideradas las zonas comerciales, residenciales (exteriores), escuelas (áreas de juego), ceremonias, festivales y eventos de entretenimiento.

Foto: Freepik

Fuentes móviles de ruido

Entre las fuentes móviles se pueden considerar los vehículos automotores, motocicletas, triciclos motorizados, aeronaves, etc. Estas cuentan también con LMP, los cuales se encuentran indicados en normas como la NOM-080-ECOL-1994.

Caso aparte es el ruido generado específicamente en el ambiente ocupacional. Para este se cuenta con la NOM-011-STPS-2001, la cual establece las condiciones de seguridad e higiene en los centros de trabajo donde se genera ruido, con el fin de proteger a los trabajadores expuestos a este agente.

Efectos a la salud por el ruido

El ruido, que se entiende como cualquier sonido no deseado o molesto, puede causar varios efectos negativos en la salud. Esto depende de factores diversos, por ejemplo, el nivel, el tiempo de exposición, la susceptibilidad de las personas y la exposición a otros agentes como los ototóxicos.

Aun con esto, sabemos que el efecto más relacionado con el ruido es la pérdida auditiva, la cual suele ocurrir de forma progresiva y, en casos como los shocks acústicos que implican una exposición a niveles muy altos, puede ser inmediata.

También, de acuerdo con un recuento de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de Estados Unidos, el ruido puede causar problemas de estrés, comunicación, falta de concentración y productividad, fatiga, aumento de la presión arterial y alteración del sueño.

Límites Máximos Permisibles para el ruido de fuentes fijas

Debido a las diferencias que existen entre los tipos de fuentes fijas de ruido, la NOM-081-SEMARNAT-1994 divide los límites según la zona y el horario en el que se emite. En todos los casos, la unidad de medida son los decibeles en ponderación A:

límites máximos permisibles de ruido de fuentes fijas o a la periferia

Conclusión

La evaluación del ruido de fuentes fijas es una de las acciones más trascendentales para el cuidado de la salud comunitaria. No sólo en cumplimiento de una norma, sino también para conocer cómo impactan nuestras actividades en la contaminación acústica.

Si estás considerando evaluar tus emisiones de ruido, recuerda que es importante que esta evaluación se lleve a cabo por medio de un laboratorio acreditado y aprobado como el de GRUPO MICROANALISIS.

Referencias

Agencia de Protección Ambiental (EPA), Clean Air Act Title IV – Noise Pollution

___, Noise and Its Effects.

Australian Academy of Science, Health effects of environmental noise pollution.

Elías Juárez, Alfredo, Ruido ambiental y la Norma Oficial Mexicana NOM–081-SEMARNAT-1994.

NOM-081-SEMARNAT-1994.

Secretaría de Salud, Con discapacidad auditiva, 2.3 millones de personas: Instituto Nacional de Rehabilitación.

Suscríbete a Nuestro Boletín

Recibe cada mes las noticias y recursos más relevantes para el cuidado de la salud laboral y ambiental directamente en tu bandeja de entrada.

* campo obligatorio
Recommended Posts

Leave a Comment