Evaluación de la Exposición Ocupacional al Ruido

 In Higiene Industrial, Normas
Editado por el Ingeniero Químico Raúl Escobar Márquez, CIH, FAIHA

Esta entrada del ruido ocupacional forma parte de nuestra serie de guías técnicas de diferentes temas dentro de la especialidad de higiene industrial, orientada a profesionistas en seguridad, higiene, o salud ocupacional. Para leer nuestra guía rápida de este mismo tema, haga clic aquí.

Contenido

Justificación: Por qué se deben realizar evaluaciones de ruido en el ambiente laboral

  1. Indicaciones de la NOM-011-STPS-2001
  2. Reconocimiento y Evaluación del Nivel Sonoro
              Requisitos de un Reconocimiento de Ruido
              Tipos de Evaluaciones de Ruido: N.E.R. vs. Dosis Personal vs. N.P.A.
  3. Explicación de los Límites Máximos Permitidos de Exposición
              Escala de Decibeles
    Límites Máximos Permitidos
  4. Efectos de la Exposición
              Pérdida Auditiva y Tinnitus
              Otros efectos a la salud
              Químicos Ototóxicos
  5. Programa de Conservación de la Audición
              Definición del Deterioro de la Audición
              Programa de Conservación Recomendado por la NOM-011-STPS-2001

Justificación: Por qué se deben realizar evaluaciones de ruido en el ambiente laboral

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) tiene una clasificación de las 11 enfermedades laborales más comunes en México, y sorprendentemente la número 1 es la hipoacusia (pérdida de la audición), con un 15% de los casos reportados. Dada su prevalencia, es importante garantizar un ambiente de trabajo y saludable para quienes laboran bajo niveles elevados de ruido.

Mostramos a continuación un mapa que compara la tasa de incidencia de discapacidades por exposiciones laborales al ruido de diferentes países a nivel mundial.

Tasa de incidencia de discapacidad por exposición ocupacional a ruido

Datos provienen de un  estudio realizado en el 2016 por la OMS en conjunto con la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Existe también una preocupación cada vez más grande por parte del IMSS debido a que las cuotas obrero-patronales se dedican en gran medida a la atención de enfermedades laborales como esta, y por tal motivo invitan a las empresas a efectuar medidas de control para la prevención de las mismas.

Lo expresado refuerza la importancia del cuidado de la audición de los trabajadores a través de programas de conservación de la salud adecuados, los cuales deben de comenzar con un buen diagnóstico.

Los puntos que se deben considerar para un diagnóstico adecuado de la posible pérdida de audición son los siguientes:

  1. Que se realice una evaluación del nivel sonoro efectuado por un especialista en materia laboral para cumplir con lo indicado en la NOM-011-STPS-2001, la cual regula las condiciones de seguridad en los centros de trabajo donde se genere ruido.
  2. Que se lleve a cabo una audiometría por un especialista laboral.
  3. Que se cuente con una interpretación de los resultados por un audiólogo laboral.

En este artículo nos enfocaremos en desglosar las responsabilidades patronales bajo la NOM-011-STPS-2001, y profundizaremos en los fundamentos de higiene industrial y salud ocupacional que la apoyan.

1. Indicaciones de la NOM-011-STPS-2001

La norma que regula la exposición laboral a ruido en México es la NOM-011-STPS-2001. En esta norma se indica que los patrones tienen las siguientes responsabilidades:

  1. Contar con reconocimiento y evaluación de los niveles sonoros de todas las áreas donde el nivel sonoro instantáneo sea igual o superior a 80 dB(A). El reconocimiento y la evaluación deben ser realizados por un laboratorio de pruebas acreditado y autorizado por la STPS. La vigencia de estos estudios es de dos años, a menos de que ocurra un cambio de maquinaria, equipo, o condiciones de operación que puedan resultar en cambios al nivel sonoro de exposición.
  2. Todos los trabajadores expuestos a niveles de ruido igual o superiores a 85 dB(A) deben contar con equipo de protección personal auditiva, según lo establecido en la NOM-017-STPS-1993.
  3. Todos los trabajadores expuestos a niveles de ruido igual o superiores a 85 dB(A) deben de ser parte de un programa de conservación de la audición.
  4. Vigilar la salud de los trabajadores expuestos a ruido e informar a cada trabajador sus resultados.
  5. Informar a los trabajadores de las posibles alteraciones a la salud por la exposición a ruido, y orientarlos sobre la forma de evitarlas o atenuarlas.

Estas responsabilidades las podemos resumir en tres etapas principales: el reconocimiento y evaluación del nivel sonoro, la comparación con los límites máximos permitidos, y el programa de conservación de la audición. En las siguientes secciones de este documento, elaboraremos a más detalle lo que conlleva cada una de estas etapas, cómo se pueden interpretar los resultados de una, y cómo contextualizar estos resultados dentro del marco regulatorio mundial.

2. Reconocimiento y Evaluación del Nivel Sonoro

Uno de los principales requisitos de la NOM-011-STPS-2001 es el reconocimiento y evaluación de los niveles de ruido que se encuentran en el ambiente laboral. A continuación, encontrará una descripción de los componentes del reconocimiento, y una explicación de las diferentes evaluaciones que permite la norma.

Requisitos de un Reconocimiento de Ruido

El objetivo principal del reconocimiento inicial es la identificación de los riesgos presentes en el ambiente de trabajo que puedan dañar o alterar la salud o integridad del trabajador expuesto para derivar una estrategia de muestreo completa y específica a la situación. De acuerdo a los lineamientos de la NOM-011-STPS-2001, un reconocimiento de ruido consiste de los siguientes datos: 

  1. Planos de distribución de las áreas donde se genera ruido. 
  2. Un registro del equipo y maquinaria generadora de ruido y el programa de mantenimiento que recibe cada uno. 
  3. Una descripción del proceso de fabricación que ocurre en las áreas relevantes al estudio, y su registro de producción. 
  4. Una descripción de las actividades realizadas por los puestos de trabajo expuestos a ruido, incluyendo la cantidad de trabajadores expuestos y la duración de su exposición (sea diaria, semanal, mensual, o anual).
  5. Un reporte del reconocimiento sensorial de las zonas por evaluar, con el objeto de determinar las características del ruido.

El reconocimiento sensorial es el componente más importante del reconocimiento. Para poder efectuarlo, se debe utilizar un sonómetro o algún medidor del nivel sonoro y recorrer las instalaciones del centro de trabajo, identificando las áreas donde el nivel sonoro instantáneo sea igual o superior a 80 dB(A).

Durante el recorrido inicial, se le debe poner atención especial a las fluctuaciones de las lecturas del sonómetro. En las áreas donde el nivel sonoro instantáneo no varíe más de 5 dB(A), se debe aplicar una estrategia de muestreo correspondiente al ruido estable. Por ejemplo, en el caso de un equipo o maquinaria que emite un ruido constante durante la jornada laboral (como una unidad de aire acondicionado), podríamos caracterizar el ruido como estable.

Por otro lado, en las áreas donde el nivel sonoro instantáneo varíe más de 5 dB(A), se debe realizar una evaluación de ruido inestable. Por ejemplo, cuando el equipo o maquinaria opera en ciclos, o cuando pasan aviones, carros, u otros vehículos ruidosos, el nivel de ruido puede fluctuar rápidamente. En esos casos, el ruido se caracteriza como inestable o intermitente.

En las áreas donde el ruido se presenta en periodos menores a un segundo—como por ejemplo en el caso de martillazos o el disparo de una pistola—se debe llevar a cabo una evaluación de ruido impulsivo

Durante el recorrido del reconocimiento sensorial, es muy importante registrar las características del ruido presente en cada área que se deseé evaluar porque estas dictan el procedimiento de muestreo que se debe utilizar, y pueden influir profundamente en la evaluación de la exposición del personal.

TIP: En el caso de no contar con un sonómetro para efectuar el reconocimiento sensorial, NIOSH ha publicado una aplicación móvil para medir el nivel sonoro instantáneo (NIOSH Sound Level Meter en la App Store). Los resultados de esta aplicación no son válidos para el cumplimiento de la norma, pero ayudan a identificar los lugares donde se debe proceder con un estudio más profundo.

NIOSH

Estos datos requeridos por la NOM-011 permiten al profesional especialista ponderar el nivel de riesgo que presenta el ruido en el ambiente laboral y determinar la estrategia de muestreo. 

Tipos de Evaluaciones de Ruido: N.E.R. vs. Dosis Personal vs. N.P.A.

Hay dos tipos de evaluaciones requeridas por la NOM-011-STPS-2001: la evaluación del N.E.R. (Nivel de Exposición a Ruido) y la evaluación del N.P.A. (Nivel de Presión Acústica) por bandas de octava. La primera tiene como objetivo medir el nivel sonoro en el ambiente al que está expuesto el trabajador, y consiste en dos métodos principales: la evaluación ambiental y la evaluación personal, conocida como el porcentaje de Dosis

 La evaluación N.E.R. vía el método ambiental es efectuada con un sonómetro o sonómetro integrador, y consiste en medidas directas del nivel sonoro en un lugar fijo. Este método usa las lecturas instantáneas del ruido ambiental durante un periodo de tiempo predeterminado para producir un estimado del nivel sonoro promedio ponderado con el tiempo. El laboratorio de pruebas que realice este estudio debe reportar el promedio ponderado con el tiempo como el resultado N.E.R. de la evaluación. Al final del estudio, este valor se compara con los límites máximos permitidos de la normatividad para determinar si un centro de trabajo está en conformidad. 

El propósito principal de este método es medir el nivel sonoro en el ambiente. Esta evaluación es de mayor utilidad cuando se desea conocer el nivel de ruido dentro de un lugar aislado donde el tráfico humano es mínimo. Por ejemplo, una planta puede tener un equipo de producción en un cuarto aislado de los trabajadores, el cual requiere de mantenimiento periódico durante el cual un trabajador entra dentro de la zona de exposición al ruido que genera este equipo. Una evaluación del ruido ambiental ayuda al encargado de seguridad de la planta a determinar el nivel de protección auditiva que se requiere para entrar a la zona de exposición.

Evaluación del ruido ambiental

Traducción del letrero: Peligro. Uso de Protección Personal Auditiva Requerida.

Sin embargo, no siempre es preciso traducir el resultado de una medición ambiental a una exposición personal. Por razones prácticas, este método mide el nivel sonoro dentro de un área, el cual puede variar significativamente dependiendo de la localización de la fuente del ruido en relación con los trabajadores presentes en el área. 

El método ambiental es aún menos representativo cuando los trabajadores tienen puestos móviles, y son expuestos a diferentes fuentes de ruido durante su jornada de trabajo. Por eso, cuando sea posible, es recomendado que se realicen mediciones de exposición personal para poder determinar el nivel de exposición de cada trabajador de una manera más precisa. 

La evaluación N.E.R. bajo el método personal es efectuada con un dosímetro. Para realizar una medición de este tipo, se coloca el micrófono del dosímetro en el trabajador (lo más cercano al nivel de su oído que se pueda) y se inicia el periodo de observación. Una medición de dosis preferiblemente debe durar la jornada de trabajo entera, pero, aun cuando esto no sea posible, la norma indica que la medición no debe durar menos de cinco horas.

Evaluación de la exposición personal a ruido ocupacional

Un trabajador con un dosímetro para la evaluación de la exposición personal al ruido ocupacional.

Este método es el más confiable para la determinación de la exposición porque el micrófono permanece sujeto al trabajador durante el periodo completo de observación. Esto es especialmente importante cuando el trabajador tiene un puesto móvil y se traslada por varias partes del centro de trabajo durante su jornada laboral. Al final de la medición, el dosímetro muestra el porcentaje de Dosis, el cual se puede traducir a N.E.R. usando una ecuación muy sencilla. Sin embargo, el porcentaje de Dosis es un número muy valioso por si solo si se sabe interpretar correctamente. 

El porcentaje de Dosis determina la fracción del periodo de observación durante el cual el trabajador fue expuesto a niveles sonoros dañinos. Una dosis de 0% indica que no hay exposición a niveles dañinos, mientras que una dosis de 100% indica una exposición completa durante la totalidad de la jornada laboral.

El cálculo de la dosis depende de 3 parámetros que indica la NOM-011-STPS-2001: el nivel sonoro criterio (90 dB(A)), la duración criterio (8 horas) y la tasa de intercambio (3 dB). Según estos parámetros, la STPS especifica que una dosis del 100% ocurre cuando un trabajador es expuesto a un nivel de 90 dB(A) por un periodo de 8 horas.

Nota: ¿Qué significa la tasa de intercambio?
Como el decibel es una unidad exponencial, la tasa de intercambio (3 dB en nuestro caso) determina el intervalo dentro del cual se duplica la dosis. Por ejemplo, si un trabajador es expuesto a un nivel de 90 – 3 = 87 dB(A) por un periodo de 8 horas, recibirá una dosis de 50%. Por el otro lado, si un trabajador es expuesto a un nivel de 90 + 3 = 93 dB(A) por un periodo de 8 horas, recibirá una dosis de 200%.

NOM-011-STPS-2001

Asegúrese de revisar los parámetros que está utilizando su sonómetro o dosímetro antes de realizar alguna medición. Si su equipo viene de un proveedor americano, lo más probable es que esté programado para utilizar los parámetros OSHA o NIOSH, los cuales son muy diferentes a los mexicanos.

Cuando la dosis personal excede 100%, o el N.E.R. es superior a 90 dB(A), la norma indica que se debe calcular el T.M.P.E. (Tiempo Máximo Permitido de Exposición). Este valor indica el periodo de tiempo máximo durante el cual un trabajador puede estar expuesto a los niveles que se midieron para que el centro de trabajo esté en cumplimiento con los Límites Máximos Permitidos de Exposición. Por ejemplo, un N.E.R. de 99 dB(A) en un centro de trabajo equivale a un T.M.P.E. de 1 hora. Esto nos indica que un trabajador no puede estar expuesto a esos niveles sonoros por más de 1 hora diaria, según los lineamientos de la NOM-011-STPS-2001.

Finalmente, la norma considera la evaluación del N.P.A. (Nivel de Presión Acústica). Esta evaluación consiste en medir el nivel sonoro a diferentes rangos de frecuencias con el propósito de determinar el tipo de protección personal auditivo que mejor protegerá a los trabajadores. En general, los tapones proveen buena protección del ruido de baja frecuencia, mientras las conchas proporcionan buena protección del ruido de alta frecuencia. En el caso de que el N.E.R. supere los 100 dB(A), la organización NIOSH recomienda el uso de doble protección personal. 

3. Explicación de los Límites Máximos Permitidos de Exposición

Escala de Decibeles

Para medir la exposición ocupacional al ruido, el nivel sonoro se mide en la unidad llamada decibel (dB). Dada la amplitud de rango auditivo humano, la escala del decibel es logarítmica, lo que significa que la intensidad del ruido no incrementa de manera lineal conforme incrementa su valor en decibeles. Para poder mejor interpretar la escala de decibeles, consulte el siguiente diagrama:

Para medir la exposición ocupacional al ruido, el nivel sonoro se mide en decibeles.

Límites Máximos Permitidos de Exposición

Los valores límite máximos permitidos en México y otras instituciones especializadas son los siguientes:

Tiempo Máximo Permitido de ExposiciónSTPS (México)OSHA (E.E.U.U)NIOSH (E.E.U.U)
16 horas87 dB(A)85 dB(A)82 db(A)
8 horas90 dB(A)90 dB(A)85 dB(A)
4 horas93 dB(A)95 dB(A)88 dB(A)
2 horas96 dB(A)100 dB(A)91 dB(A)
1 horas99 dB(A)105 dB(A)94 dB(A)
30 minutos102 dB(A)110 dB(A)97 dB(A)
15 minutos105 dB(A)115 dB(A)100 dB(A)
Tasa de Intercambio:3bB5dB3 dB
Comparación de los Límites Máximos Permisibles de Exposición de México y E.E.U.U

De acuerdo a los lineamientos de la NOM-011-STPS-2001, el límite de exposición es de 90 dB(A) para un trabajador expuesto 8 horas al día. Sin embargo, la organización NIOSH (E.E.U.U.) propone un límite de 85 dB(A), y advierte que aún ese nivel es un peligro a la salud de los trabajadores. Es de considerar que el límite establecido en la norma STPS equivale a una cantidad de energía acústica que es casi cuatro veces mayor a la que recomienda NIOSH. 

Comparación de Límites Máximos Permitidos de la Exposición a Ruido

Cuando el Departamento de Trabajo estadounidense emitió el primer estándar federal de ruido en 1970, se pensaba que un límite de 90 dB(A), como el límite de la STPS, protegería alrededor de 80% de la población expuesta, permitiendo que el 20% de la población sufra una deficiencia auditiva. Desde entonces, NIOSH ha estimado que entre el 23% y el 32% de los trabajadores expuestos a un nivel sonoro de 90 dB(A) incurrirá un deterioro material de su audición.

Según otro estudio de la OMS, el riesgo de desarrollar perdida de la audición es de 25% cuando un trabajador tiene una exposición ocupacional a 90 dB(A). Sin embargo, este mismo riesgo se puede reducir a un 8% cuando la exposición ocupacional es de 85 dB(A).

Dada la limitación en la protección al trabajador que indica la normatividad laboral mexicana, es todavía más importante contar con un programa de conservación de la audición.

4. Efectos de la Exposición Ocupacional al Ruido

Pérdida Auditiva y Tinnitus

El daño causado por el ruido depende principalmente de su nivel sonoro y la duración de la exposición. La frecuencia del ruido también puede tener cierto efecto sobre el daño que causa, ya que los ruidos de más altas frecuencias son más nocivos que los de bajas frecuencias.

El daño ocurre porque el ruido cansa al oído, y a ciertos niveles pueden causar una pérdida auditiva temporal. Por lo general, después de un periodo de descanso, el oído tiene la habilidad de recuperarse y la audición regresa a sus niveles anteriores. Sin embargo, en el caso de la exposición ocupacional, el trabajador que sufre de una perdida auditiva temporal puede ser que no tenga suficiente tiempo entre turnos para recuperar su audición por completo. Con exposiciones continuas y repetidas, el oído pierde la habilidad de recuperarse, y el daño se convierte en un deterioro permanente. Esta perdida permanente es causada por la destrucción de células en el oído interno, las cuales jamás podrán ser recuperadas o restauradas.

La pérdida auditiva inducida por el ruido (NIHL por sus siglas en inglés) es un trastorno auditivo caracterizado por una pérdida auditiva gradual y progresiva de altas frecuencias debido a la exposición a niveles elevados de ruido. El audiograma que mostramos a continuación (tomado de ANSI S3.44-1996) revela la progresión típica de NIHL después de una exposición diaria promedio de 95 dB(A) en hombres americanos de 20, 30, 40, 50 y 60 años de edad, y con 0, 10, 20, 30 y 40 años de exposición acumulada a ruido, respectivamente.

Deterioro auditivo causado por la exposición a niveles elevados de ruido

Para aclarar el significado del diagrama, mostramos en la leyenda dos números separados por una diagonal. El primer numero corresponde a la edad del trabajador, mientras el segundo número representa los años de exposición acumulada a ruido.

A medida que avanza el NIHL, la pérdida auditiva puede eventualmente extenderse a frecuencias en el rango de 500 a 3000 Hz, las cuales son importantes para la comunicación oral. Los trabajadores que sufren de una perdida auditiva permanente suelen decir: “Te oigo, pero no te entiendo.”

En el video siguiente presentamos una simulación de los efectos de NIHL. Esta simulación nos permite escuchar cómo la audición cambia conforme se pierden las altas frecuencias, y cómo esto afecta nuestra habilidad de entender lo que dicen los demás.

Los trabajadores que sufren de NIHL también pueden sufrir de un trastorno llamado tinnitus. El tinnitus es una percepción de ruidos como zumbidos, timbrazos, o pulsaciones cuando no hay sonido exterior que los cause. Según la Asociación Americana del Tinnitus, 79% de los trabajadores expuestos a ruido desarrollan tinnitus, mientas solo 6% de los trabajadores no expuestos a ruido lo desarrollan. Hoy en día no hay cura para el tinnitus.

Otros Efectos a la Salud

Con una exposición a niveles menores a 85 dB(A), el riesgo de la pérdida auditiva es bajo; sin embargo, una exposición crónica al ruido, aún a niveles bajos, puede resultar en un incremento del riesgo de presión sanguínea elevada, hipertensión, e isquemia. El ruido también puede poner estrés en otras partes del cuerpo y causar tensión muscular y secreciones anormales de diferentes hormonas. Los trabajadores expuestos a ruido también se quejan frecuentemente de nerviosismo, falta de sueño, y fatiga.

Una exposición a niveles superiores a 85 dB(A) puede resultar en un incremento del riesgo de accidentes ocupacionales por distracción, estés, o fatiga. La exposición a niveles excesivos de ruido también suele causar tasas elevadas de ausentismo.

Químicos Ototóxicos

La exposición ocupacional a ciertos tipos de químicos puede resultar en pérdida auditiva o en la exacerbación de los efectos de una exposición crónica al ruido.

La ACGIH (American Conference of Governmental Industrial Hygienists) recomienda que se realicen audiogramas periódicamente a los trabajadores expuestos a niveles elevados de ruido en conjunto con una exposición al monóxido de carbono, cianuro de hidrogeno, o plomo. La misma organización recomienda que se realicen audiogramas a los trabajadores expuestos a etilbenceno, sireno, tolueno, o xileno, aun en la ausencia de niveles elevados de ruido. Otras sustancias bajo investigación por sus efectos ototóxicos son: arsénico, disulfuro de carbono, clorobenceno, mercurio, nitrilos, n-hexano, tricloroetileno, y pesticidas.

Para más información sobre los químicos ototóxicos, y el riesgo que presentan a la salud auditiva de los trabajadores, haga clic aquí.

5. Programa de Conservación de la Audición

Definición del Deterioro de la Audición

El objetivo explícito de la normatividad internacional con respecto al ruido ocupacional siempre ha sido la prevención del deterioro significativo de la audición del trabajador. Sin embargo, para poder generar un programa para la conservación de la audición, es preciso definir qué significa un deterioro significativo, y cómo lo diferenciamos de un deterioro normal dentro del promedio.

En 1969, OSHA marcó el límite del “deterioro material de la audición” que deseaba prevenir como un nivel de audición promedio de 25 dB o más en las frecuencias audiométricas de 500, 1000 y 2000 Hz. Sin embargo, dada la importancia de las frecuencias superiores a 2000 Hz para tener una comunicación adecuada y clara, la mayoría de las organizaciones regulatorias mundiales han modificados sus criterios para incluir estas frecuencias en sus definiciones.

En 1981 la misma OSHA modificó su estándar, y ahora usa un límite de 25 dB en las frecuencias 1000, 2000, y 3000 Hz. De igual manera, en 1998 NIOSH modificó sus recomendaciones para incluir el límite de 25 dB en las frecuencias 1000, 2000, 3000, y 4000 Hz.

En general, como las nuevas definiciones incluyen frecuencias más altas y límites más bajos, el riesgo aceptable ahora es menor y mucho más estricto. Sin embargo, las agencias regulatorias en general están de acuerdo que la antigua definición usar únicamente 500, 1000 y 2000 Hz es un estándar obsoleto. A continuación, presentamos una tabla que resume los resultados de varios estudios efectuados por diferentes organizaciones. La tabla expone el año del estudio, la organización responsable, y el porcentaje de la población expuesta que se espera que desarrolle una deficiencia auditiva después de 40 años de exposición. Además, la tabla divide los resultados por las definiciones de “deterioro material de la audición” que se utilizaron para medir los resultados.

Exposición Promedio:90 dB(A)85 dB(A)80 dB(A)
Frecuencias: 0.5 – 1 – 2 kHz
1971 ISO21100
1972 NIOSH22153
1973 EPA22125
1990 ISO310
1997 NIOSH 23104
Frecuencias: 1 – 2 -3 kHz
1971 NIOSH29163
1990 ISO1440
1997 NIOSH 32145
Frecuencias: 1-2-3-4 kHz
1990 ISO1761
1997 NIOSH 2581
Riesgo de desarrollar una deficiencia auditiva después de 40 años de exposición a un nivel promedio de 90 dB(A), 85 dB(A) o 80 dB(A).

Al examinar estos resultados, es claro que el riesgo de que ocurra un “deterioro material de la audición” a un nivel de exposición promedio de 90 dB(A) es considerable. Este riesgo es sustancialmente menor a un nivel promedio de 85 dB(A), y mucho más pequeño, casi insignificante, a un nivel de 80 dB(A).

Programa de Conservación Recomendado por la NOM-011-STPS-2001

Según la guía recomendada por la NOM-011-STPS-2001, un programa de conservación de la audición puede consistir en lo siguiente:

  • El monitoreo de los efectos a la salud de los trabajadores expuestos a un Nivel de Exposición a Ruido (NER) superiores a 80 dB(A).
  • El monitoreo de efectos a la salud debe comprender como mínimo:
    • Historial ontológico del trabajador.
    • Exploración física que incluya una evaluación clínica de oído, nariz, y garganta, y una evaluación audiométrica tonal.
  • Evaluaciones audiométricas que sigan el siguiente esquema:
    • Un audiograma referencia para cada trabajador asignado a un lugar de trabajo con un nivel sonoro superior a 85 dB(A).
    • Audiogramas de verificación cada 6 meses para los trabajadores expuestos a un nivel sonoro igual o superior a 85 dB(A).
    • Audiogramas de verificación anuales para los trabajadores expuestos a un nivel sonoro entre 80 y 85 dB(A).

El médico de empresa difícilmente cuenta con los recursos para llevar a cabo el programa de conservación de la audición, por lo que en el mercado existe una oferta satisfactoria de profesionales y servicios especializados con los que podría satisfacer la indicación regulatoria.

Suscríbete a Nuestro Boletín

Recibe cada mes las noticias y recursos más relevantes para el cuidado de la salud laboral y ambiental directamente en tu bandeja de entrada.

* campo obligatorio

Fuentes

ACGIH (2021). Threshold Limit Values for Chemical Substances and Physical Agents, and Biological Exposure Indices. “TLV-Physical Agents: Acoustic.” American Conference of Governmental Industrial Hygienists, Cincinnati, OH.

Dept. Labor (1970). “Guidelines to the Department of Labor’s occupational noise standards for federal supply contracts,” Boletín 334. Bureau of Labor Standards, U.S. Dept. Labor, Washington, DC.

NIOSH (1972). “Criteria for a recommended standard: occupational exposure to noise.” U.S. Department of Health Education and Welfare, National Institute for Occupational Safety and Health, DHEW (NIOSH) Publicación No. HSM 73-ll00l, Cincinnati, OH.

NIOSH (1998). “Criteria for a Recommended Standard: Occupational Noise Exposure; Revised Criteria.” National Institute for Occupational Safety and Health, U.S. Dept. HHS, reporte DHHS (NIOSH) 98-126, Cincinnati, OH.

OSHA (1980). Hearing: Noise Control—A Guide for Workers and Employers. U.S. Dept. Labor, Occupational Safety and Health Administration. 1980.

OSHA (1981). “Occupational Noise Exposure: Hearing Conservation Amendment.” U.S. Dept. Labor, Occupational Safety and Health Administration, 46 Fed. Reg. 4078-4179.

STPS (2001). “Condiciones de Seguridad e Higiene en los Centros de Trabajo Donde Se Genere Ruido.” Secretaría del Trabajo y Previsión Social, Norma Oficial Mexicana-NOM-011-STPS-2001. Ciudad de México.

3M (2007-08). “Lower OSHA Noise Exposure Limit Needed to Help Prevent Noise-Induced Hearing Loss.” Boletín 3M JobHealth Highlights, Vol. 25, No. 5. August 2007. 3M (2007-12). “Recommended Changes to OSHA Noise Exposure Dose Calculation.” Boletín 3M JobHealth Highlights, Vol. 25, No. 8. December 2007.

Publicaciones recomendadas

Deja un comentario

Monitoreo Biológico: por qué el monitoreo ambiental no es suficiente