La CDC Advierte del Riesgo Elevado de Enfermedad del Legionario En Choferes

 In Higiene Industrial, Noticias, Salud Ocupacional
Editado por el Ingeniero Químico Raúl Escobar Márquez, CIH, FAIHA

Resumen

Investigaciones de la CDC en EE. UU. han encontrado que el riesgo de contraer la enfermedad del legionario es casi el doble para los trabajadores de transporte que para los trabajadores de otros sectores. De los trabajadores de transporte que reportaron casos de la enfermedad del legionario, el 77% eran choferes o camioneros.

¿Qué es la Enfermedad del Legionario?

La enfermedad del legionario es un tipo grave de neumonía causado por la inhalación de aerosoles que contienen la bacteria Legionella, y que en la mayoría de los casos resulta en la hospitalización del paciente.

La mayoría de las infecciones por Legionella resultan por respirar aerosoles que dispersan sistemas de ventilación contaminados, especialmente aquellos que son grandes o complejos, como los que se encuentran en los hospitales, hoteles, oficinas, y cruceros. La bacteria suele encontrarse en los sistemas de plomería, torres de enfriamiento, jacuzzis, o en sistemas de agua caliente (25-45°C).

La proliferación de la bacteria puede ser provocada específicamente por depósitos de agua estancada, sistemas de agua que no reciben el mantenimiento adecuado o que no son desinfectados frecuentemente. Sin embargo, en la mayoría de los casos esporádicos, la fuente de infección no se ha podido identificar.

La enfermedad fue descubierta en 1976, cuando 200 personas que asistieron una convención del American Legion en Filadelfia reportaron síntomas similares a los de una neumonía. Docenas de personas murieron a causa de esta enfermedad misteriosa. Después de una investigación extensa, se logró identificar una contaminación bacteriana en el agua del sistema de ventilación del hotel que hospedó la convención como la causa de la enfermedad.

Para más información sobre la calidad del aire interior, y los contaminantes que pueden alterar la salud de los habitantes expuestos, consulte nuestro artículo sobre el tema haciendo clic aquí.

La Enfermedad del Legionario: Síntomas y Tratamiento

Aunque en el medio ambiente natural la Legionella no suele causar enfermedades, en espacios cerrados la bacteria puede infiltrar el sistema respiratorio de las personas cuando ellas respiran aire que contiene pequeñas gotas de agua contaminada con la bacteria.

La enfermedad del legionario es muy similar a otros tipos de neumonías y provoca síntomas muy parecidos, como:

  • Tos
  • Dificultad para respirar
  • Fiebre
  • Dolores musculares
  • Dolores de cabeza

Otros síntomas asociados con la enfermedad son: diarrea, náuseas, y confusión.

Los síntomas generalmente aparecen entre 2 y 14 días después de la exposición a las bacterias, pero podrían tardar más tiempo en manifestarse.

Es común que la enfermedad de legionario sea diagnosticada erróneamente cómo una infección de neumonía general, lo cual resulta en que no se identifique la fuente de infección y lo cual deja la puerta abierta a infecciones adicionales. El peligro es que se ha estimado que, por cada caso con una fuente de infección propiamente identificada, hay 9 casos esporádicos con causas desconocidas.

La enfermedad del legionario se trata con antibióticos, y mientras la mayoría de las personas que contraen esta infección requieren de hospitalización (95%), muchos se recuperan por completo. Sin embargo, alrededor de 1 de cada 10 personas que contraen la enfermedad del legionario muere a causa de la infección.

La enfermedad del legionario es muy poco común en personas jóvenes y saludables, sin embargo, estas personas no están exceptas de desarrollar la enfermedad. El riesgo de desarrollar la enfermedad del legionario es mayor para las siguientes personas:

  • Fumadores o exfumadores;
  • Personas con enfermedades pulmonares crónicas, como enfisema o enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC);
  • Personas con un sistema inmunológico débil o condiciones médicas subyacentes, como cáncer, diabetes o insuficiencia renal;
  • Personas que toman medicamentos que debiliten el sistema inmunitario;
  • Personas de 50 años o más.

Le puede interesar: Legionelosis en el Tiempo de COVID-19

El Problema En Camiones y Vehículos Comerciales

Un artículo reciente del Emerging Infectious Disease Journal observa que los conductores de camiones o vehículos comerciales pueden provocar su exposición a la bacteria si diluyen el líquido del limpiaparabrisas con agua.

La Legionella se prolifera más fácilmente en el agua que en el líquido limpiaparabrisas no diluido. Cuando se usa una mezcla de líquido limpiaparabrisas y agua, las bacterias pueden crecer en el tanque del limpiaparabrisas; si esto sucede, las personas pueden inhalar las bacterias cuando rocían el parabrisas para limpiarlo.

Anteriormente se había identificado al líquido limpiaparabrisas sin screen-wash como un riesgo potencial para el desarrollo de la enfermedad del legionario. Además, dos estudios anteriores han encontrado Legionella en líquido limpiaparabrisas, lo que confirma que las bacterias pueden sobrevivir en este medio y que el líquido puede ser una posible fuente de infección.

Los hallazgos del estudio publicado en el Emerging Infectious Disease Journal fortalecen la conexión epidemiológica entre el líquido limpiaparabrisas como fuente de infección para los conductores de camiones. Sin embargo, a pesar de estas observaciones, la transmisión de esta fuente no se ha confirmado epidemiológicamente.

Un estudio encontró bacterias de Legionella en los charcos de agua en las carreteras y planteó la hipótesis que las bacterias llegan al tanque de líquido del limpiaparabrisas a través de las salpicaduras de la carretera.

Alternativamente, las bacterias podrían llegar al tanque después de un lavado del vehículo en una instalación contaminada o a través de una fuente de agua contaminada.

Las temperaturas cálidas o el calor irradiado del motor al tanque de agua, junto con niveles bajos o inexistentes de metanol en el líquido de lavado de parabrisas, y el estancamiento del agua podrían favorecer la proliferación bacteriana en el tanque de líquido del limpiaparabrisas.

Cómo Prevenir La Enfermedad del Legionario En Choferes

Los operadores de vehículos comerciales pueden reducir su riesgo de contraer la enfermedad del legionario usando líquido de limpiaparabrisas no diluido.

Otras recomendaciones de parte de los investigadores del estudio incluyen:

  • añadir screen-wash (metanol) al líquido limpiaparabrisas;
  • vaciar el tanque del limpiaparabrisas cuando el vehículo no se va a utilizar durante varios meses;
  • cerrar las ventanas de la cabina mientras se limpian.

Al seguir estas recomendaciones, se espera que se disminuirá el riesgo del crecimiento y propagación de la bacteria, y que se prevenga la exposición del conductor a la bacteria.

NOTA: Si usted presenta síntomas de neumonía y puede haber estado expuesto a la Legionella, consulte a un médico de inmediato. Asegúrese de mencionar si ha usado un jacuzzi, si ha pasado alguna noche fuera de su casa, o si se ha quedado en un hospital en las últimas dos semanas.

Suscríbete a Nuestro Boletín

Recibe cada mes las noticias y recursos más relevantes para el cuidado de la salud laboral y ambiental directamente en tu bandeja de entrada.

* campo obligatorio

Fuentes

CDC. Causas y propagación de la Enfermedad del Legionario.

CDC.  Cómo la Legionella afecta los sistemas de agua de edificios y a las personas [infographic].

CDC. Enfermedad del Legionario [infographic].

CDC. Prevención de la Enfermedad del Legionario.

Emerging Infectious Diseases. Vehicle Windshield Wiper Fluid as Potential Source of Sporadic Legionnaires’ Disease in Commercial Truck Drivers. 2022.

NIOSH. Commercial Vehicle Operators and Legionnaires’ Disease: A New Concern Among Commercial Vehicle Operators. 2022.

OMS. Legionelosis. 2018.

OSHA. Legionellosis (Legionnaires’ Disease and Pontiac Fever): Hazard Recognition.

Publicaciones recomendadas

Deja un comentario

17 + four =

El Riesgo Emergente de los Químicos OtotóxicosEnfermedad del Legionario en el tiempo de COVID-19